logo
                 
Noticias
                 
instagram mixcloud face youtube twitter vimeo
Seguir a @MoochilaTv
 

Festival BUE: entre el sol y la tormenta

Por Belén de Corazones | @acorazonada
Gorillaz
Todo, ahora
 

Un viernes con un sol que rajaba la tierra y unas temperaturas propias del verano porteño comenzaban a materializar la promesa de un Festival Bue que tenía como headliners a Arcade Fire y la primera visita de Gorillaz en Argentina.

A pesar de estar pactado a las cuatro de la tarde, las puertas se abrieron con una hora de retraso. Con dos escenarios, el Arena Ford (techado) y uno al aire libre, Heineken Main Stage. Fue un alivio que el Arena contase con aire acondicionado (y una ventaja para muchos de los que tocaban ahí, seguramente).

Stone Giant vio crecer el flujo de personas en el Arena, mientras, un poco después, Brazillian Girls recitaba un poema de Neruda en su versión musical “Me Gusta Cuando Callas”. Entre tanto pussy pussy marijuana, la cantante enfundada en un traje amarillo y fluidez en varios idiomas, hizo subir al escenario a dos fanáticos que bailaron como si fuese el último día.

Thievery Corporation logró ganarse la simpatía del público cuando, en pleno Heineken Stage, el sonido se cortó y dejó en silencio a la multitud bailarina. La argentina Natalia Clavier, que colabora con la banda en temas como “Claridad”, supo sonreírle al silencio y cantar sin micrófono, seguida por los músicos que podían hacerse notar sin necesidad de electricidad.

 
 
Destacamos también la presencia de los vocalistas invitados: el legendario rapper Mr. Lif, la jamaiquina Racquel Jones y Christopher "Puma" Smith. Leé nuestro informe sobre Thievery Corporation previo a su set en el Festival Bue aquí
 
Pero no todo pasó en el Heineken, cuando comenzaba a caer el sol, ‘La Síntesis de O’Konorr’ resonó en cada rincón del Ford Arena en la presentación de El Mató Un Policía Motorizado, con un setlist que incluyó temas como “Día de los muertos” y “El fuego que hemos construido”.
 
 

Finalmente, y una vez caída la noche, llegó el momento de tenerlo todo, y al son de un Beethoven reversionado con melodías pop, apareció Arcade Fire, la primera gran promesa del festival. No faltaron los beats ochentosos de su nuevo álbum “Everything Now”, así como el escenario personalizado en forma de ring de box. Win Butler, con su característico sombrero, le puso la voz y el alma a temas como “Neon Bible” y “The Suburbs”, en un show que más que para saltar, era la ocasión perfecta para cerrar los ojos y perderse en la inmensidad musical de una banda que da piel de gallina. Cuando las pantallas rezaron “por favor prende las luces de tu celular”, todos obedecieron, y Arcade Fire se convirtió en un sublime ritual de verano.

 
Cigarettes After Sex
Cigarrettes After Sex en vivo en el Ford Arenas
 

Cigarettes After Sex, un poco más tarde, se presentó en el Ford Arenas para una multitud que, pese a ser movida, insistía con recostarse en el suelo y dejarse llevar por las armonías tranquilas de la banda. Mark Ronson vs. Kevin Parker, en el Heinkenen y ya casi para el final, musicalizaron con una mezcla que rondó temas que fueron desde “Back to Black” hasta “Uptown Funk” en una performance que aún no se sabe si clasificar de buena o completamente nefasta.

La noche cerró Hercules & Love Affrair para una multitud que se preparaba para seguir bailando al día siguiente, pero no esperaba lo que vendría.

 
Lo que el viento se llevó
 

Una tímida lluvia antecedía lo que sería el segundo día del Festival BUE, a eso de las dos de la tarde, mientras por las redes sociales se corría la voz de un abrupto cambio de horario. Gorillaz, headliner del segundo día, se cambiaba de las once de la noche a las ocho.

A las cuatro y media de la tarde, y ya con un cielo que escampaba, Eric Mandarina abrió, en el Arena Ford, el segundo día de la fiesta musical que se celebraba en Tecnópolis, mientras a las cinco de la tarde el Main Stage, al aire libre, era ocupado por la artista colombiana-americana Kali Uchis. Chequeá aquí nuestra nota especial sobre Kali Uchis.

107 Faunos le siguió al chico del pelo color naranja (haciéndole honores a su nombre artístico, Mandarina) en el estadio techado, mientras Vince Staples se ocupaba de musicalizar el aire libre. Si te copa Vince, mirá esta nota!

De a poco, Tencópolis se iba llevando de una marea humana envuelta en remeras de Gorillaz. Baxter Dury ocupó el Arena Ford al son de clásicos como “Pleasure” o “Palm Trees”, con un despliegue colorido y un beat ochentoso que hizo mover las caderas a varios de los presentes.

 
 
 

Se palpitaba “la banda de los dibujitos animados” a medida que las 19.40 se acercaban, horario en el cual comenzaría esa cita casi lujuriosa entre fanáticos y la música. El cielo azul que había mostrado todo su encanto durante la tarde, siendo indulgente con los artistas, comenzaba a oscurecerse poco a poco. Marcaban las ocho de la noche, y aunque la multitud explotaba en el espacio y los ánimos estaban ansiosos, Damon Albarn, el hombre detrás de Gorillaz, no daba rastros de vida.

“Para mí que no quiere empezar hasta que se haga de noche”, se escuchó decir entre la multitud y varios asintieron. La ansiedad se hacía notar en una multitud que se adelantaba más y más hacia la valla, hasta que el sol definitivamente se ocultó y le dio paso a las luces artificiales que iluminaron el escenario. El aire se quebró y de pronto no sonaba nada más que “M1 A1”. Gorillaz extasió a sus fanáticos y no tan fanáticos con un setlist que incluyó clásicos como “Last Living Souls” y “Clint Eastwood”, además de presentar un sinfín de colaboraciones que dieron piel de gallina. Entre ellos, el rapero Vince Staples en “Ascension”, la cantante Jehnny Beth en “We Got The Power” (que inició una fugaz y casi fallida arrojada al público durante su actuación), y la inigualable risa macabra “Feel Good Inc.” por De La Soul. Luego del show, el trío de MCs junto a Damon fueron de fiesta a Niceto Club, pero eso ya es otra story.

Damon Albarn desplegó una habilidad musical como pocos, impactó con un grupo de artistas de calidad insuperable y un amor hacia el público que quedó demostrado en cada “muchas gracias Argentina” que pronunció, aunque con un español algo gangoso. Gorillaz fue un show que ninguna palabra va a poder describir de forma precisa, pero sí lo hizo los coreos del público que gritó “Damon, Damon” a todo pulmón y saltó en cada canción que sonó.

Cuando Damon agradeció y finalmente, pese a que muchos gritaban “¡que no se termine!”, se retiró del escenario, el clima acompañó los ánimos embravecidos y comenzó a escoltar las emociones con un fuerte viento pre tormenta. Varios testarudos permanecieron en el escenario en espera del próximo artista, Major Lazer, el trío electrónico compuesto por Diplo, DJs Jillionaire y Walshy Fire, hasta que por los alto parlantes comenzaron a pedir “por favor, en calma diríjase hacia la salida”.

La cita estaba terminada, pero un grupo no se rendía, mirando hacia todos lados y buscando respuestas incluso en quienes no la tenían. La decisión final la tomó la lluvia, que comenzó a caer con una abrupta fuerza que obligó a muchos a escaparse hacia sus autos y a otros tantos a los lugares techados.

 
 
Tweet de un fastidiado Diplo post-cancelación del set de Major Lazer que de igual manera aprovechó para recorrer Buenos Aires y juntarse con sus amigos de Zizek Records como pueden ver más abajo.
 

ZZK vs. Mad Decent @maddecent

Una publicación compartida de ZZK RECORDS (@zzkrecords) el

 
 

Y aunque para muchos el Festival Bue terminó luego de Gorillaz, los que se refugiaron bajo el Arena Ford tuvieron más. Bajo un temporal arrasador y una tormenta que rajaba la tierra, Las Ligas Menores y Los Reyes del Falsete vieron la multitud de espectadores crecer y crecer a medida que corrían los minutos. “No se sientan obligados a escucharnos”, dijeron Los Reyes Del Falsete, quizá incluso descreídos ellos mismos de la cantidad de gente que tuvieron enfrente. No desaprovecharon la ocasión para hacer sonar sus instrumentos con ganas, en un acto rayano en lo ridículo de un rock cristiano, que a su vez poco se distinguía de la realidad, cerrando con una cumbia, que gustó a más de uno.

Perras On The Beach fue lo ante último de la noche, gritando a todo pulmón “aguante la familia, los amigos y el porro”, e invitó al escenario a amigos que incluyó la banda JVLIAN, Luca Bocci, y los infaltables Usted Señalemelo, banda que lidera el hermano de Simón Poxyrrán. El fenómeno mendocino le puso pecho a la noche con visuales al mejor estilo MTV de los ’90, con su típica estética anti-estética y los coreos de “una tuca”. Rapearon, se rieron de los gendarmes y hasta le dijeron que “no nos vamos ni en pedo” a los organizadores cuando quisieron sacarlos del escenario.


Tweet del productor Daniel Grinbank, mencionando lo que ya todos sabían, que hubo que evacuar el escenario exterior por la fuerte tormenta que vino para así evitar riesgos mayores como por ejemplo ocurrieron en el Atmosphere Festival en Brasil (leer aquí) .
 
 
 
 
El Featival Bue daba por finalizado con la presentación del duo francés Acid Arab, en una mezcla de electrónica con sonidos arábicos, un Symon Poxyrrán bailando con su jardinero y una multitud que ya no le importaba mojarse, sino darle un final memorable para un festival pasado por agua.
(Memorable para todos excepto para Major Lazer, claro está).
 
 
 
 
 
LINKS
 
 
 

Produjo DG ENTERTAINMENT

http://www.dge.com.ar/es/

Agradecemos a la corresponsal y a PUNTO TIFF.

 

 

Quizás pueda interesarle

Entrevista a Abby Gacioppo (click aquí) / Festival Nuestro 2018 (click aquí)

 

 
 
                 
Noticias
                 
instagram mixcloud face youtube twitter vimeo