www.moochila.com.ar  
¡Sumate a Moochila!
 
           
Noticias
           
Por Diego Barreiro | @diegobarrei
 
"Viajar es medio una acción y medio un estado de mente": entrevista a BIOMIGRANT
Entrevista a BIOMIGRANT | Moochila
Sigo con la misión de compartir música del mundo que merece ser escuchada. En esta oportunidad te presento la historia de Biomigrant, el alias de Michael Alfred Wagner, multi-instrumentista de origen estadounidense que en los últimos años viajó por varios países para conectar con su cultura. Recientemente editó su nuevo álbum Las Américas vía Frente Bolivarista y en plena cuarentena, responde la entrevista para Moochila.

 

Primero y principal, ¿cómo estás personalmente y cómo estás viviendo esta compleja etapa de cuarentena y pandemia global?

En este momento tan particular y complejo creo que estoy en la misma situacion de muchas personas, transitando por cuestionamientos fuertes, frustraciones, meditaciones, descanso, y un momento fuertemente creativo. Estuve de gira en Chile cuando empezaron a cerrar muchas fronteras, y me tocó quedarme por ahora acá. Obviamente me cancelaron los toques que tenía. Por suerte estoy en buen lugar, en el sur de país rodeado de arboles y un volcán, con gente buena y un pequeño espacio de estudio. Ando terminando un montón de canciones que tenía sueltas, escribiendo nueva material, y explorando también unas canciones acústicas que me han acompañado mucho tiempo. También por suerte, no me fue mal los primeros meses del año tocando en México y acá, y tengo alguito de plata guardado por ahora, pero obviamente hay un incertidumbre de lo que viene, donde voy a estar, y como me voy a sostener en los próximos meses. Pero sería mentira decir que esta incertidumbre es algo completamente nuevo, pues la precariedad es un viejo compañero de viaje ya ;) Entonces, nada, pa’lante que pa’ tras no hay.

¿Te encontrás en Colombia actualmente? ¿Cómo está la actualidad en tu lugar de residencia?

El año pasado me pasó toda una telenovela personal y enredó burocrático con el resultado que no pude renovar mi residencia en Colombia. Estuve en la montaña tocando en un festivalito en Chile cuando me llegó la noticia de que Colombia cerró su frontera, y por ahora no puedo volver. Acá en Chile no me atrevo a explicar la situación, pues obviamente todo eso viene encima de un momento muy fuerte que es la situación social/política del país, y de alguna forma esta tapando un punto histórico de la lucha para cambios sociales acá. Igual, confieso que estoy feliz de no encontrarme en la gran ciudad en este momento.

¿Naciste en Estados Unidos verdad? ¿Podés contar algo de tus inicios allí?

Si, soy gringo, jaja, no lo puedo escapar. Crecí en una burbuja de la suburbia en Michigan y Nueva York, con, al mismo tiempo, cierta comodidad y un vacío por dentro muy hijueputa. A los 16, en un viaje por Matamoros, en la frontera Mexicana, llegué a conocer familias en colonias de trabajadores, gente de alguna forma muy exprimida por las maquilladoras allí, donde producen celulares, zapatos, y toda forma de bobada plástica pa vender en las gasolineras gringas. Las casas estaban hechas de los palets de madera desechas de la misma maquilladora, que tuvieron que comprar de allí, y no faltaba uno o otra hueco cubierto con una propaganda de Coca Cola, o sea, casi una caricatura de los contrastes amargos del neoliberalismo. Me hizo empezar a cuestionar muchas cosas. Dos años después vivi 6 meses en Ghana, en Africa Oeste, con una familia increíble (el padre de la familia, Jacob Amoah, tiene un proyecto de llevar medicinas tradicionales por procesos científicos occidentales, hasta tratamientos efectivos y naturales para VIH tiene), y cuando volví a los Estados Unidos después, ya no me entendía mucho o nada con mi ambiente. Un año después, recibí una invitación a venir a vivir en un estudio de grabación y proyecto de permacultura en México, y de allí empecé a mover pal sur y profundizarme más en la música.

Sobre la música, podrías comentar cuál creés que fue el inicio o el puntapié que te llevó a dedicarte de lleno?

A ver, pues la verdad de chico fui un pelao muy tristón. Y cuando, tipo a los 12 años, empece a abrirme al mundo, era a través de la música. Me entró un apetito y curiosidad musical enorme, y empecé a llenarme con colores y descubrimientos. La música tiene este poder de recoger todo lo amargo y volverlo algo dulce, da sentido a la vida. Y después, sintiendo aislado, desconectado, estancado, la música de baile, música electronica, traía comunidad, movimiento, esperanzas.

 
 

Por qué decidiste armar el proyecto Aldea Mundial? ¿Había necesidad de viajar y conectar con otras culturas?

Aldea Mundial creció de un deseo de cuestionar la maquinaria mediática mono-cultivador que exporta una sola forma de vivir a todo el mundo, y de igual manera celebrar las voces independientes y autóctonos que tiene tanta belleza y fuerza acá en America Latina. Ya llevaba años dando vueltas, grabando, y componiendo, cuando me di cuenta de que había algo allí que quería nacer. En 2014 cruce de Guatemala a Colombia en bicicleta con mis cositas de grabación, queriendo aprender sobre músicas tradicionales, y la verdad, cuando llegué a la costa Colombiana me explotó la cabeza de tanta vaina que hay allí. Volviendo a Bogotá en 2015, mostré unas canciones que tenía maqueteadas a Santiago Silva, un amigo videógrafo, y dimos una forma general al video…

¿Viajar es parte de tu identidad?

Donde nacimos y crecimos es una gran parte de quien somos, pero todo la vida seguimos incorporando nuestras experiencias en nuestro ser y cosmovision. Pienso que viajar es medio una acción y medio un estado de mente, en que uno se mantiene abierto, por lo mínimo un poco, a no esconderse de su propia ignorancia en una zona de comodidad, y seguir explorando, probando, cagandolo, y creciendo. Ojalá esta apertura siempre va ser una parte de mi.

 
 

Este año salió tu nuevo álbum Las Américas vía Frente Bolivarista. ¡Felicitaciones! ¿Hay un concepto detrás? ¿Cómo lo fuiste trabajando?

Gracias :). Las Américas es, sobre todo, una colección de cuentos, impresiones, y paisajes sonoros celebrando la diversidad de experiencias de este continente tan bonito y jodido. Casi siempre, moviendo lado a lado, estoy grabando, escribiendo, observando, y con el tiempo estos momentos guardados van tomando formas, brotando en música. Me inspiró mucho la forma de contar historias (o, la historia), utilizado por Galeano en La Memoria de Fuego, tejiendo un collage de experiencias primarias y dejando que el lector (o acá, oyente), se sirve desde allí y construya su propia interpretación.

¿Hay un mensaje en la canción "(Al Otro Lado De) La Muralla"?

El nombre de ‘(Al Otro Lado De) La Muralla’, se refiera un poco a todo lo que uno desconoce y pierda por construir murallas por miedo del mundo afuera. O sea, el que quiera defenderse de ‘los otros’ termine solo, siendo su propio prisionero y verdugo, tanto en lo geográfico como en lo emocional/mental. Y al otro lado de estos muros, muchas veces hay muchos colores, bullas, sabores, paisajes, una tremenda farra.

¿Dónde se filmó el videoclip "El Tercer Hombro"? ¡Mágicas visuales!

El videoclip de ‘El Tercer Hombro’ lo filmamos en Baja California en una playa cerca de Los Cabos. Allí vive Arnulfo Mancera, un gran amigo y músico con quien hice la canción, y su hermano, Andres. Los tambores de luces son una creación hecha a mano por Andres.

 
 

Recientemente también vio la luz "Vivir en Paz" junto a OME. ¿Qué tal fue esta experiencia artística en conjunto?

Me encanta poder hacer música yo solo, ósea, pienso en un disco de Stevie Wonder titulado ‘Music of my Mind’ de los años 70, en cual Stevie tocó casa todos los instruments el mismo, en una época en cual fue algo muy poco común. En este disco uno siento que camina dentro de la cabeza del loco, que ademas, por humano, genio, y ciego, tiene un mundo personal muy particular. Siento que eso es la posibilidad de hacer música solo, expresarte de una forma tan desde los adentros de tu ser. Pero cuando haces música con otros, tienes que exponerte de otra forma, salen cosas que ni yo ni el otro pudieron imaginar, hay un feedback que nos lleva a lados completamente desconocidos y sorprendentes.
Ademas, en este caso, Cesar (Ome), es un buen amigo y productor muy talentoso, creo que los dos quedamos sorprendidos y felices con los resultados, y aprendieron un par de trucos de producción en el camino.
Ahorita estoy aprovechando este tiempo de encierro pa terminar un EP de colaboraciones, les voy subiendo uno por uno a través de Soundcloud y Bandcamp, y al final se lanzará el disco completo. Hay varios encuentros cheveres ;)

 
 

 
"La música Garifuna es una joya humana. De alguna forma de allí empezó el proyecto Biomigrant".
 

Nos encanta Garifuna Collective y la obra de Andy Palacio. ¿Cuál es tu opinión sobre la música autóctona de Belize?

La música Garifuna es una joya humana. De alguna forma de allí empezó el proyecto Biomigrant. Pues, yo llevaba un proto-proyecto con el nombre aún mas sobrecargado de Biomimicrant, y después de viajar a Guatemala pa presentar en un festival, fuí a Belice pa conocer y aprender de esta música. Pues, en un pueblito en México me habían contado de unas comunidades Garifuna en Belize, de este idioma, los tambores con cuerdas de pescador, una forma de vivir muy contrastado al plan consumidor Neoliberal. Me pasaron mil vainas, pues me robaron en el camino y quedé sin plata, andaba tocando en la calle, hice amigos en muchas partes allí, y con mis equipos básicos de dj empecé a grabar con los músicos con quien topé allí, y también las olas y selvitas. El pueblo idílico de que me contaron de alguna forma ya no existía, pues como en toda parte el capitalismo viene con otro plan, pero aprendí mucho mucho, y mucha gente me apoyaron y me compartieron cantos, ritmos, historias, amistades…. Conocí a Paul Nabor en Punta Gorda un par de años antes de su muerte, un personaje muy noble, y tremendo cantautor, empezó cuando joven con una canción escrito por su propio naufrago. Tuví la oportunidad a tocar también con Aurelio Martinez, pues estuve tocando cada semana con un grupo de jóvenes en Hopkins en una pizzeria en la playa, cuando una noche apareció Aurelio con un film crew haciendo un documental, y nos tocó ser su backing band. También una noche loca por allí terminé tocando un el baterista de The Grateful Dead, pero es otro cuento…. Bueno, hay un sello llamado Stone Tree Records, de Ivan Duran, que ha hecho un trabajo impresionante cuidando, registrando, y innovando emparejado con la música Garifuna. Súper recomendado su obra y discografía.

¿Quisieras recomendarnos producciones tuyas externas a Biomigrant? ¡Siempre es un placer descubrir música!

He tenido la experiencia muy grata los últimos años a trabajar con una familia grande de músicos y bailarines de Tumaco, en el pacifico colombiano. Grabé el primero disco de un grupo llamado Plu con Pla que nació de esta fundación, mezclan sus raíces de Currulao y Bunde, (música de marimba de chonta), con Reggae y Hip Hop. El disco se llama ‘No Mas Velorio’, lanzado por el sello franco-colombiano Galletas Calientes. Son amigos, pero más, soy su fan, ;)

 
 

Conecta con Biomigrant en IG @biomigrant
 

           
Noticias entrevistas coberturas agenda programas videos